Evaluaciones cognitivas

Entrevista de apego para adultos - método DMM

  • La entrevista de apego para adultos (AAI, George, Kaplan & Main, 1984; DMM-AAI Crittenden & Landini, 2011) consiste en una serie de preguntas que le piden al hablante que considere su experiencia infantil y cómo esto podría afectar sus pensamientos y comportamiento en el presente, especialmente como padres. Una característica particular de la AAI es que solicita la misma información de múltiples formas; esto permite la exploración de ideas en conflicto que podrían motivar comportamientos incompatibles. Las personas con menos integración de pensamiento y sentimiento, es decir, con respuestas variadas e incompatibles a la misma pregunta, tienen más probabilidades de comportarse de formas inesperadas e inaceptables que las personas con mayor conciencia de cómo el pasado motiva su comportamiento actual. Además, la AAI explora posibles traumas pasados ​​que podrían desencadenar un comportamiento extremo. La AAI se graba en audio y luego se transcribe literalmente.

  • La información se obtiene atendiendo tanto al discurso del individuo como a su relación con el entrevistador. El DMM-AAI se analiza mediante un sistema de análisis del discurso en el que el contenido de la entrevista (lo sucedido) es menos importante que cómo piensa el hablante sobre su infancia, como adulto.

  • El DMM-AAI ha sido validado en una serie de estudios empíricos centrados en cuestiones clínicas: trastornos de ansiedad (Hughes, Hardy y Kendrick, 2000); trastorno de personalidad por evitación (Rindal, 2000); trastorno límite de la personalidad (Crittenden & Newman, en prensa); trastornos alimentarios (Ringer y Crittenden, 2007; Zachrisson y Kulbotten, 2006); enfermedad facticia por poder (Kozlowska, Foley y Crittenden, 2006); maltratar a las madres (Seefeldt, 1997); Trastorno de estrés postraumático (Crittenden y Heller, en revisión); abuso sexual (Haapasalo, Puupponen & Crittenden, 1999) y resultados del tratamiento (Gullestad, 2003). Una AAI proporciona 6 tipos de información:

  • 1. Una estrategia de apego, es decir, la forma en que el hablante usa la información para organizar su comportamiento cuando se siente en peligro o cree que sus hijos están en peligro (ver figura 1);

  • 2. Un posible conjunto de experiencias traumáticas no resueltas que distorsionan el comportamiento de la persona sin que se dé cuenta.

  • 3. Una distorsión absoluta de la estrategia, como la depresión;

  • 4. Un patrón de procesamiento de la información

  • 5. Una historia de desarrollo interpretada del hablante. Esta historia combina información proporcionada directamente por el hablante con información derivada del patrón de errores (es decir, disfluencia) en el discurso.

  • La entrevista no puede establecer directamente lo que realmente le sucedió al hablante, pero su interpretación puede ayudar a comprender por qué el hablante piensa y se comporta como lo hace. Nivel de razonamiento de los padres (LPR, ver figura 2, Crittenden, Lang, Claussen y Partridge, 2000), es decir, cómo piensan los padres sobre la toma de decisiones sobre el cuidado de los niños.

Los niveles van desde

(0) abdicación a

(1) egoísta,

(2) conformista,

(3) individualista y

(4) razonamiento integrativo. La mayoría de los padres funcionan en los niveles 2-3.

 

El nivel 0 es indicativo de un riesgo sustancial, y el nivel 1 refleja el riesgo de repetir o revertir al extremo opuesto los problemas de la niñez. El LPR sugiere la flexibilidad y sensibilidad con las que el padre podrá interpretar y responder al comportamiento del niño. Referencias Crittenden, P. M., Lang, C., Claussen, A.H. y Partridge, M. F. (2000). Relaciones entre los modelos de representación interna procedimentales, semánticos y episódicos de la paternidad. En P. M. Crittenden y A. H. Claussen (Eds). La organización de las relaciones de apego: maduración, cultura y contexto (págs. 214-233). Nueva York: Cambridge University Press.

Crittenden, P. M. y Newman, L., (2010). Comparación de modelos de trastorno límite de la personalidad: experiencia de las madres, estrategias de autoprotección y representaciones disposicionales. Psiquiatría y Psicología Clínica Infantil, 15, 433-452. George, C., Kaplan, N. y Main, M. (1985-1996). Entrevista de apego para adultos (tercera edición). Manuscrito inédito, Departamento de Psicología, Universidad de California, Berkeley. Gogarty, H. (2002). Relaciones de apego en la tríada del acogimiento familiar: un análisis retrospectivo. Tesis presentada en cumplimiento parcial del requisito de Doctor en Filosofía, Universidad de Ulster, Coleraine, Irlanda. Gullestad, S. E. (2003). La entrevista de apego para adultos y los estudios de resultados psicoanalíticos. Revista Internacional de Psicoanálisis, 84, 651-668. Haapasalo, J., Puupponen, M. y Crittenden, P .M. (1999). Víctima a victimario: La psicología del isomorfismo en un caso de pedófilo reincidente. Revista de abuso sexual infantil, 7, 97-115. Hautamäki, A., Hautamäki, L., Neuvonen, L. y Maliniemi-Piispanen, S. (2010). Transmisión de apego a través de tres generaciones. Revista europea de psicología del desarrollo, 7, 618-634. Hughes, J., Hardy, G. y Kendrick, D. (2000). Evaluación del estado de apego de los adultos con entrevistas orientadas clínicamente: un breve informe. Revista británica de psicología médica, 73, 279-283. Kozlowska, K., Foley, S. y Crittenden, P. M. (2006). Enfermedad facticia por poder: Comprender los procesos y motivaciones psicológicas subyacentes. Revista de terapia familiar de Australia y Nueva Zelanda, 27, 92-104. Main, M. y Goldwyn, R. (1984-1994). Sistema de clasificación y puntuación de apego de adultos. Manuscrito inédito, Universidad de California en Berkeley, Departamento de Psicología. Rindal, G. (2000). Patrones de apego en pacientes diagnosticados con trastorno de personalidad por evitación (Maskespill, Tilknytningsmxxnster Hos Pasienter med Unnvikende Personlighetsforstyrrelse) Disertación presentada en el Instituto de Psicología de la Universidad de Oslo, ISBN 82-569-1568-4. Ringer, F. y Crittenden, P. M. (2007). Trastornos alimentarios y apego:

Los efectos de los procesos ocultos en los trastornos alimentarios. Revisión europea de trastornos alimentarios, 15, 119-130. Seefeldt, L. (1997). Modelos de crianza en madres maltratantes y no maltratantes. Disertación presentada a la Facultad de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Wisconsin Milwaukee. Milwaukee, Estados Unidos. Strathearn, L., Fonagy, P., Amico, J.A., Montague, P.R. (2009). El apego del adulto predice el cerebro de la madre y la respuesta de oxitocina periférica a las señales del bebé. Neuropsicofarmacología. Worley, K.O., Walsh, S. y Lewis, K. (2004). Un examen de las prácticas de crianza de los hijos en los hombres perpetradores de violencia doméstica: Un estudio cualitativo. Psicología y psicoterapia: teoría, investigación y práctica. 77, 35-54. Zachrisson, H. D. y Kulbotten, G. R. (2006). Apego en la anorexia nerviosa: una exploración de las asociaciones con la psicopatología del trastorno alimentario y los síntomas psiquiátricos. Trastornos del peso alimentario, 11, 163-170.

Apego en la edad adulta

Varias competencias diferencian el apego adulto del apego en la transición a la edad adulta. En general, podrían describirse como logrando "claridad" y "equilibrio" para la función de criar a los hijos. Por ejemplo, los adultos pueden diferenciar las necesidades de los deseos; como los niños no pueden, los adultos deben decidir si la demanda de un niño necesita una respuesta o es simplemente un deseo. De manera similar, los adultos pueden considerar las necesidades y deseos de varios miembros de la familia simultáneamente y tomar decisiones sobre cuáles priorizar en cualquier momento en particular. Es particularmente importante tener en cuenta que todos los miembros de la familia (incluidos los padres) tienen necesidades y, en la medida de lo posible, deben satisfacerse. El problema es el equilibrio, es decir, distribuir los recursos de la familia de la manera más productiva (en lugar de "equitativamente") como sea posible. Los adultos pueden prever consecuencias a largo plazo, actuando así en el presente de formas que tendrán consecuencias positivas a largo plazo. Los niños, a menudo incluso los adolescentes, no pueden hacer esto. Los adultos forman relaciones amorosas comprometidas a largo plazo. Estas relaciones son mutuamente protectoras y reconfortantes. Los adultos desarrollan habilidades de resolución de conflictos que, junto con su compromiso emocional mutuo, sostienen la relación durante períodos difíciles. Finalmente, los adultos utilizan estas competencias para generar los recursos para cuidar a sus hijos hasta que alcancen la madurez reproductiva (Crittenden, 2008; Rholes & Simpson, 2004)

Los adultos que estuvieron en riesgo en la infancia tienen la posibilidad de utilizar el funcionamiento reflexivo equilibrado (un proceso cortical de desarrollo tardío, que no se completa hasta mediados de los treinta) en la edad adulta. El funcionamiento reflexivo equilibrado puede anular las vías neurológicas distorsionadas (establecidas en la infancia) que conducen a un comportamiento autoprotector extremo. Sin embargo, poder hacer esto requiere: (1) un período de reorganización (que generalmente comienza en la transición a la edad adulta), (2) tiempo suficiente para dedicarse al pensamiento reflexivo, (3) un contexto de vida estable que evita que las crisis (reales o imaginarias) lo catapultan a una acción de autoprotección antes de la reflexión, (4) práctica, de manera que se establezcan nuevas vías de respuesta, y (5) tolerancia suave a los errores - porque los errores son ciertos y las respuestas punitivas conducen a un comportamiento de autoprotección incrementado. La elección del compañero de apego es crucial para poder lograr la estabilidad y la tolerancia indulgente de los errores. En los casos de riesgo adulto, los adultos tienen hijos sin tener las competencias descritas anteriormente. Al no tener claras las circunstancias, necesariamente actúan de maneras que no son protectoras ni reconfortantes, a veces incluso poniendo en peligro a sus hijos, entre ellos o ellos mismos. Al no poder diferenciar las necesidades de los deseos y los beneficios a largo plazo de las preferencias a corto plazo, a menudo desvían sus esfuerzos. Al no poder manejar necesidades en competencia, a menudo favorecen las necesidades de una persona sobre las de otra, ya sea dando prioridad a los hijos, su cónyuge o ellos mismos, pero no logran encontrar un equilibrio que promueva el desarrollo de todos. Cuando la falta de dinero es el único problema, se puede proporcionar y la familia funcionará adecuadamente. Más a menudo, sin embargo, es el procesamiento de la información que subyace al apego lo que está mal. Cuando los adultos no pueden procesar la información para lograr una comprensión clara y respuestas equilibradas, se pone en riesgo a familias enteras (Busch, 2008).

Busch, F.N. (ed) (2008) Mentalización: consideraciones teóricas, resultados de la investigación e implicaciones clínicas, Nueva York: The Analytic Press. Rholes, W.S. y Simpson, J.A. (2004) Apego adulto: teoría, investigación e implicaciones clínicas. Nueva York: The Guilford Press