Manejar el estrés de manera eficiente y, lo que es más importante, mantener un equilibrio entre pensamientos, sentimientos y acciones se ha convertido en una de las habilidades más buscadas para lograr nuestra capacidad humana por excelencia para navegar por el complejo mundo social en el que vivimos. Al dominar tales habilidades, mejoramos nuestra capacidad cardiovascular, salud digestiva y neurológica y disfrutamos de una mejor calidad de vida.

Se supone que se sustenta en cuatro dimensiones: control automático, enfoque interno-externo, yo-otro y cognitivo-afectivo. La investigación sugiere que los trastornos mentales están asociados con diferentes desequilibrios en estas dimensiones.

Testimonios

De principio a fin me trataron con empatía, profesionalismo y todo estuvo bien comunicado. Recibí controles frecuentes de mi comprensión de mi tratamiento y también de mi horario. Recibí comunicaciones regularmente para cualquier cambio, o para asegurarme de saber cuántas sesiones quedaban. La instalación era tranquila y cómoda, fácil de encontrar y muy acogedora. Marta fue excepcional, explicó muy bien los procesos, la razón fundamental detrás de ellos y el producto / resultado esperado. Marta me permitió estar muy involucrada con mi progreso y tratamiento, pero también me respetó cuando sentí que necesitaba parar. Marta me ayudó a llegar al meollo de mis problemas en un entorno controlado y de apoyo y me proporcionó herramientas para fuera de las instalaciones. No puedo agradecerle lo suficiente por todo. Sentí que era muy hábil y conocedora y esto me dio confianza en el trato que recibí, junto con los elogios y la motivación habituales de Marta.

COMO